sábado, 14 de noviembre de 2015

Aprendiendo a bailar.





PARAÍSO el que se ha montado él...

Tengo un ocupa en MI casa, consentido... a pensión completa. ¿Como entró? Hace más de año y medio, Laura nos presentó, desde entonces es MI ironía doméstica, la que sobra en el trío... soy yo.

 

 

 

 

 

 

 



Viven atrincherados en su habitación, abren la puerta... justo para repostar, ¡cuatro veces al día! O si deciden sacar el “Whatsapp” de paseo; entonces aprovecho y me cuelo para registrar… practico el salto de calcetín sucio y las “Converse” revoleadas, consiguiendo llegar hasta la cama. ¿En lo alto? Adivino con los ojos cerrados… no cabe más: toalla mojada... pantalón que se quitaron (otro que no se pusieron)... chaqueta vaquera, cargador del móvil... ¡un libro! “La Filosofía explicada a MI hija”, otra ironía... y debajo, ¡por fin! MI edredón... restos de patatas…

Será ocupa... ha traído todas sus cosas: ropa, música, libros… todo bien “colocado”... por medio. ¿Quieres guerra?, pensé.
MI enemigo era fuerte, decidí unirme a él, la cosa mejoró... ¡¡me han agregado a su “Whatsapp”!! Algunas noches... me abren; nos sentamos en la cama... no quiero mirar cómo comen en MI edredón… solo quiero charlar, que me cuenten, que me enseñen, que me canten, que me expliquen su filosofía... ¡que sé yo!

Me conforta escucharla reír... ELLA, lee lo que he escrito y critica a carcajada: “te has pasado... no veas como me pintas”. En ese momento vuelvo a ser feliz... Miro la colcha, suelto el MI… al carajo la dieta, compartimos patatas.

Laura tiene 16 años… todo llegará, aunque creo que… pulula un prototipo de Andrés, hasta aquí puedo eScribir..., si me pAso, me bLoquean. Veo además que toca salIr a repostar...

 

 

 

 

 

 

 

 



Laura, adolescencia, venid... ¡¡a cenar!!
(Fuera de texto , pero no de MI contexto… con todo MI humor y por supuesto, MI amor, para Laura...)